viernes, 3 de abril de 2015

Tal vez. Versos sueltos.







Tal vez. Versos sueltos.

Cuando la última luz del día
se hunde y languidece,
oscuras nubes sombrías
invaden el firmamento.
La lluvia con fuerza arrecia,
a ráfagas sopla el viento.

Cabalga la más temida,
la invencible, la indomable.
Su mirada vacua y fría,
despiadada, imparable.
Enarbola su guadaña,
afilado estandarte.

Y estalla la tormenta,
la dama entra en la calle.
Descabalga ante mi puerta
su negra melena al aire.
Desde aquí parece atractiva,
Sonríe; es elegante.

Tal vez me cité con ella.
Tal vez, venga a buscarme.


José Ayllón de Lebrija.