miércoles, 20 de mayo de 2015

Hoy, en mi azucarillo.

Hoy, en mi azucarillo.


                                                       Mi amigo Juanma.


Juanma no estaba, como siempre, sentado en la terraza. Jugaba con Ton en el jardín que hay junto a la cafetería. Al verme, se acercó.

-Buenos días compañero.

-Buenos días, Ton, buenos días, Juanma.

-¿Qué te parece? ¿Cómo lo ves? - Me dijo mientras miraba orgulloso a Ton.

La verdad es que no parece el mismo.

-Lo veo genial, se nota que lo cuidas bien.

-¿A que sí? Y no te puedes imaginar lo que entiende.

-Observa,  Ton, siéntate (Y se sentó).

-Es obediente, le dije.

-Ton, quédate ahí.

Juanma se levanta y entra en la cafetería. Ton se queda quieto mirando hacia la puerta.

-¿Es listo?, dice Juanma saliendo contento del local.

-La verdad es que tiene una mirada inteligente…

-Sin guasa-, me dice Juanma.

-Lo digo en serio;  tiene una mirada inteligente.  

Ton apoya su cabeza en mi pierna y lo acaricio.

-“Joder”, parece que te ha entendido. Dice Juanma sonriendo.

-Además, tiene una virtud que tú no tienes.

-¿Cuál?

-No interrumpirme cuando estoy hablando y...

-Anda, lee tú el azucarillo. Juanma, interrumpiéndome de nuevo.

“Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado”

-¿Qué es la verdad?  (Juanma en tono reflexivo)

-La verdad, no lo sé. Le contesto.

-Luego, deduzco que nosotros no la hemos encontrado.

-Parece ser que no.

-Pues debemos buscarla; no es bueno que la verdad ande por ahí perdida. (Juanma con media sonrisa)

-No, pero no creo que la encontremos.

-¿Por qué?

-Con la cantidad de gente que la habrá buscado. Vamos a ser…

-Ahora tenemos a Ton.  ¿Crees que tendremos más posibilidades?

-Nunca se sabe…

-Pero la verdad le interesa a alguien. A nuestros políticos, por ejemplo, les interesa la verdad.

-A nuestros los políticos, precisamente, no los veo muy interesados en la verdad.

-Dejemos la filosofía a un lado y hablemos de tu Betis que va líder en la “División de honor”.

-¡Vaya! Por fin lo has comprendido, te vas acercando a la verdad. Hoy pago yo.

-Tienes razón,  siento como me voy acercando a la verdad…

-¿Eh?


José Ayllón Rivas.

10 comentarios:

  1. Pues sí, a los políticos tampoco los veo yo muy interesados en la verdad, jeje, si fuese en cómo contar mentiras más y mejor ya sería otra cosa, jaja. Comparto, querido José. Besos y feliz semanita entrante:-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por estar aquí y por compartir. Besos.

      Eliminar
  2. La verdad cambia a lo largo de la vida y es diferente para cada quien y . . . por otro lado hay los manipuladores de la verdad, que, por cierto Juanma lo hace muy bien para conseguir beneficios. Pudiera dedicarse a la politica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juanma sería un buen político, pero duraría poco, se deja llevar por sus sentimientos. Y al binomio sentimientos-política es dañino. Gracias por venir y un abrazo muy sincero para mi amigo La LUZ.

      Eliminar
  3. Pues debemos buscarla; no es bueno que la verdad ande por ahí perdida. (Juanma con media sonrisa).
    Como te digo... me sigue encantado éste diálogo q tienes co Juanma.
    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu apoyo, por tus visitas. Debemos buscarla, pero mientras la encontramos te sonrío con el corazón.

      Eliminar
  4. Es dificìl encontrar la verdad, yo creo que seguirà perdida algùn tiempo....Y màs en los politicos!! buena charla con Juanma....Saludos amigo Jose ayllòn...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy difícil; a veces la tenemos delante de nosotros y no la vemos. Saludos amiga Araceli. Feliz noche.

      Eliminar
  5. jajaja pues yo creo que estás equivocado, los políticos saben muy bien lo que es la verdad (al menos la suya). por eso prometen lo que saben de antemano lo que no podrán cumplir con tal de tener un puesto que les permita chupar de la teta del estado y a ser posible le deje la puerta abierta a un futuro bien solucionado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestros políticos saben muy bien que es la verdad; pero los pobres no consiguen hacerla coincidir con la nuestra. ¡Mala suerte!
      Gracias por tu visita.
      Un saludo.

      Eliminar