jueves, 22 de diciembre de 2016

Suspicacia. Felicitamos.






Felicitamos:

Al Sr. Montoro, que ha demostrado que sabe gestionar su ministerio, que baja unos impuestos que suben; sube unas pensiones que bajan, reduce el gasto público aumentándolo. En fin, más que el Ministro de Hacienda, es el “Mago de Hacienda”.

Al Sr. Rajoy, que ha demostrado qué se puede hacer sin hacer nada...

A los alcaldes de Podemos, que han demostrado que están preocupados por todo lo que preocupa a la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas: el solsticio de invierno, la cabalgata de las brujas, los títeres educativos, el yoga mañanero, la laca para el pelo, los huertos urbanos, la crianza tribal, la decoración y el adoctrinamiento como experiencia extrasensorial.

A los sindicatos, que parecía que estaban disueltos, y lo están.

Al Partido Popular, que quiere volver a la época imperial y, más pronto que tarde, nos asegurará que España es un conjunto de naciones, las de siempre.

Al PSOE por su compromiso con el progreso de los progresistas hipócritas.

Al PSC porque se ha dado cuenta  de que se puede bailar al PSOE.

Al entrañable Alberto Garzón por su aportación a la desaparición del comunismo en España o, como diría él, en este país.

Al Sr. Urkullu, que ha demostrado que es tan sincero como los demás políticos, pero en euskera que le da más valor.

Al honorable Pujol y familia por su bien ganada libertad.

En fin, y a todos mis conciudadanos y conciudadanas porque seguimos malcriando a nuestros políticos. Y así nos va.


José Ayllón Rivas.

sábado, 17 de diciembre de 2016

Suspicacia. En el Mercadona.





El problema de España no son los separatistas. El problema es que, desde hace muchos años, siempre se ha favorecido a los mismos y ahora son separatistas. Es lo que podemos considerar un error estratégico. (Otro error más).

Los políticos españoles, en mayor o menor grado, creen necesaria una reforma constitucional para conseguir que los españoles encajemos mejor. Tienen razón, pero que no se acostumbren.

La pregunta es: ¿Por qué tienen razón?

Tras las grandes manifestaciones que se han producido este fin de semana a favor de una reforma electoral urgente,  el lunes decidí ir al Mercadona. Mientras permanecía en la cola, de una de las cajas (la caja es muy importante), pude ver cómo no se hablaba de otra cosa.  

“Yo creo que se deben convocar unas elecciones constituyentes”, decía la señora que iba delante de mí  con un abrigo morado hasta los pies; el señor que estaba delante de ella, aportó su granito de arena añadiendo: “Para reformar el título 2 no hace falta cambiar la Constitución”, mientras se desabrochaba un botón de su chaqueta. “Debemos ir a una constitución federal”, dijo el muchacho de la mochila azul y, cuando llegué a la caja, mientras pasaba mi compra por el lector, la cajera me comentó: “Yo creo que con darle unos retoques a la del 78, podría servirnos 40 años más”. En ese preciso momento comprendí que la primera preocupación de los españoles es la reforma constitucional.

Debo reconocer que nuestros políticos tienen razón, que es un clamor de la calle el desahucio de la pobre y torpe Constitución del 78. No sé si aprovecharán el cambio constitucional para hacer una ley sobre los requisitos que debe reunir un ciudadano o ciudadana para poder dedicarse a la política. Por ejemplo, no carecer de sentido común. ¡Uf!, demasiado revolucionario. Me he pasado.

Está claro que tendremos que esperar unos años para la deseada reforma. Conviene no olvidar a Fernando VII “el Deseado”.

Yo, que todavía busco mi perdida fe en los políticos, pensé: “Virgencita que me quede como estoy”.


José Ayllón Rivas

sábado, 10 de diciembre de 2016

Suspicacia. Ocasión perdida.



¿Cuántas veces hemos perdido la ocasión de callarnos? Muchas.

La Sra. Cifuentes, aunque corrigió con poco entusiasmo, dijo: “los madrileños están pagando 3.000 millones de euros para que los andaluces tengan educación, sanidad y demás…”

El “demás” no sé si refiere al tabaco, pero perdió una ocasión estupenda para callarse.

El problema, Sra. Cifuentes, es que “llueve sobre mojado”.

Los andaluces  estamos hartos de los desprecios que recibimos y  de los que se creen estúpidamente superiores. Es curioso, los que han sido siempre favorecidos por los distintos gobiernos de España (incluyendo las dictaduras) son ahora los que se consideran maltratados por el Gobierno.

¿Porqué es Madrid la comunidad que contribuye con más impuestos a las arcas del Estado?

¿Madrid sería Madrid si hubiese sido una provincia más y su capital no fuese también la capital de la nación? Permítame que lo dude.

¿Cree usted que si los últimos 450 años la capital de España hubiese sido Morón, Madrid sería Madrid? Permítame que lo dude, amiga mía.

Pero lo importante es hoy, ¿para qué hablar del pasado?

Es mejor dejar las cosas como están y continuar favoreciendo a los de siempre; que es en lo que estamos.


José Ayllón Rivas.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Suspicacia. Los apasionados de Fidel.






En España la pasión está a flor de piel. Los españoles somos tan apasionados como los británicos, pero ellos lo disimulan. Ahora bien, si un español mira a Gibraltar con cariño, los británicos montan un conflicto diplomático. Es la llamada pasión gibraltareña, también conocida como “la alergia fiscal”. Pero que sepan los británicos, que nosotros también tenemos muchos alérgicos; el Dr. Montoro los trata, pero sin mucho éxito.

En España, además, tenemos más naciones que ellos. ¿Cuántas? Tantas como queramos y, si hace falta, el Sr. Iceta redacta una nueva Constitución y nos salen doscientas o trescientas más. Si ellos son el Reino Unido, de momento, nosotros somos el Reino Desunido, así que, menos aires de superioridad. Si ellos tienen  al brillante Sr. Cameron, nosotros tenemos a Iglesias, Homs, Más, Puigdemont, Oltra, Urkullu, y muchos más. Tenemos hasta un Rufián. Bueno, debo reconocer que ellos de rufianes tampoco andan mal servidos.

Y no necesitamos buscar enemigos  en el exterior como hacen ellos, que andan locos buscándolos, nosotros los tenemos en casa. Lo que facilita mucho la tarea para tenerlos controlados, o no. Así que no necesitamos la Royal Navy para nuestra política exterior, o sí.

El R.U. abandona la Unión Europea, a la que nunca debió pertenecer, porque ha sido, es y será más fiel a los EEUU, y si está con los EEUU, ¿para qué quiere estar con la UE que tiene menos “E” y menos “U”?

Yo, debo decirlo, siento un cariño especial por los británicos desde que vi “Braveheart”.

Cambiando de tema, nuestros políticos continúan en el pasado más anodino. Pablo Iglesias, líder  de la izquierda progresista, al conocer el fallecimiento del dictador Fidel Castro ha escrito: “con sus luces y sombras se va un referente de la dignidad latinoamericana y de la resistencia soberana. Adiós Fidel”.

No sé dónde ha visto las luces. Si Fidel es el ejemplo a seguir por nuestro carismático líder, será mejor que pensemos en quién depositamos nuestro voto.

D. Alberto Garzón, comunista con liquidez, escribe sobre Fidel Castro con mucha imaginación: “fue una de esas personas que desafiaron lo establecido, empujados por un sueño: un mundo más justo, una sociedad sin clases”.

El Sr. Garzón se queda sin mi voto. Si el sueño de un mundo más justo y una sociedad sin clases es Cuba, mejor dejamos de soñar.

Hay personajes que fueron adelantados a su tiempo y  a nosotros nos han tocado todos los atrasados al suyo. Todavía no han comprendido lo que significó la caída del famoso muro. Claro que, en aquellas fechas, no existía la Sexta, y ellos todavía jugaban, como ahora.

Izquierda Unida ha escrito: “el más grande de los abrazos al pueblo hermano de Cuba”. En eso sí estoy de acuerdo, muy de acuerdo, si incluye al pueblo cubano exiliado. Muy preocupados andan con acoger refugiados sirios. Todavía no les he oído hablar de acoger a exiliados cubanos. Eso sí, les mandan un abrazo.


José Ayllón Rivas.

domingo, 13 de noviembre de 2016

Suspicacia. El triunfo de Trump.





Hoy la televisión anuncia que se está formando un huracán en el Atlántico y que se encamina hacia la costa este de los EEUU. Los meteorólogos lo han bautizado con el nombre de Donald. Esta noticia no debe preocuparnos en exceso porque  los mismos meteorólogos  pronostican que, cuando toque tierra, el huracán se convertirá en una simple tormenta. Sus únicas dudas son los efectos que Donald puede producir a su paso por Cuba, o no,,,

Todos ponen “peros” a la victoria del Sr. Trump, menos el Sr. Rajoy que se ha limitado a felicitarlo y el Sr. Putin que se ha felicitado. El Sr. Hollande también ha felicitado al nuevo presidente, a su estilo.

El Sr. Más, refiriéndose a la elección de Trump, ha dicho: “Lo que parece imposible se convierte en posible”. Por lo tanto, la imposible independencia de Cataluña es posible. Brillante conclusión. Vuelve a demostrar que no es un político “Más”.

Fuentes bien informadas comentan que la Sra. Clinton le ha comunicado al Sr. Iceta que no vuelva a darle su apoyo jamás, aunque se presente para presidir la comunidad de vecinos.

Tras la noche electoral, la Sra Clinton no podía conciliar el sueño, estaba  preocupada porque el Sr. Iglesias había dicho que era “la candidata de Wall Street”. Se relajó y durmió diez horas seguidas al leer en la portada del Washington Post: Pablo Iglesias, el influyente líder hispano, ha declarado: “Es terrible que la clase obrera blanca esté tras la victoria de Trump”. Estaba claro que a los estadounidenses les importaba un pimiento la opinión de Iglesias.

“El derecho a portar armas es una de las bases de la democracia” y, además, “la democracia es incompatible con el monopolio de la violencia por parte del Estado, que inventó el absolutismo europeo. La democracia es tal, si el poder está repartido;  y si la base del poder es la violencia, el pueblo no puede delegar el fundamento de la soberanía…”. Pablo Iglesias, el politólogo. Estos son los principios progresistas que nos conducirán a un mundo mejor.

El Instituto Nacional de Estadística ha comunicado,  “En España no cabe un imbécil más”.

No sé desde dónde volveré a escribir “Suspicacia”.


José Ayllón Rivas. 

martes, 8 de noviembre de 2016

Hoy en mi azucarillo. No PODEMOS, vender el piso.




-Vamos, que al hijo de un obrero y nieto de los que perdieron la Guerra Civil lo consideren un especulador porque vendió una vivienda protegida con una pequeña plusvalía de 20.000 euros, o menos, tiene cojones,  con perdón. Que dice que la vendió  porque no podía pagar la hipoteca, ¡ojo! , y  que necesitó la ayuda de su padre, su madre y su abuela, incluso algo le pudo ayudar Caja Madrid para dar la entrada. Y ahora aparece en todos los telediarios, en toda la prensa como si fuese el mayor hipócrita del mundo. Nada, está claro que al IBEX 35 no le gusta este chico. ¡Qué pena, la vida es tan injusta!

-Juanma, si te vas a poner en plan mitin patio de vecinos, dímelo.

-José, veo que tengo que apelar a la libertad de expresión.

-Muy bien, Juanma, así me gusta. ¡Abajo la oligarquía opresora! Gloria levanta su puño.

-Esto es una confabulación. Decidme quién os paga, si Telefónica o Gas Natural. Bueno, mientras no sea Vodafone, que hace trabajar a sus empleados a la hora de la siesta.

-Juanma, en eso tiene razón mi padre. Los de Vodafone son muy, pero que muy pesados, casi tanto como el Sr. Sánchez. ¿Sabes que ahora va a dar la vuelta a España con su Peugeot, en vez de afiliarse a Podemos que le resultaría más barato y sobre todo sería más coherente?

-Bueno, el PSOE tenía una espinita y ha conseguido sacársela, de momento.

-Y  a Podemos le sale otra. Bueno, más que una espinita, le sale un Espinar. Gloria sonríe.

-Si Iglesias gana las elecciones lo nombra Ministro de la Vivienda. Dice Juanma, muy serio.

-Y  a Echenique Ministro de Trabajo. Digo yo, sin mala intención.

-Y a Monedero Ministro de Hacienda. ¿Lo pilláis?

-Iglesias se nombrará Ministro del Interior, de Defensa, Director del CNI y de RTVE.

-Ya está bien, que Pablo Iglesias nunca se ha metido con nadie, Juanma. Y tú, Gloria, moderación.

-Y a Zapata embajador en Tel-Aviv. Gloria riéndose.

-Y a Rita Maestre embajadora en el Vaticano. Juanma  riéndose.

-Leed uno de los dos el azucarillo, que parecéis dos podemitas arrepentidos. Yo, enfadado.

“En política, lo importante no es tener razón, sino que se la den a uno” (Adenauer).

Hace un día otoñal, sin otoño. Las hojas de los árboles  caen aburridas. Ton ladra.


José Ayllón Rivas.

domingo, 30 de octubre de 2016

Suspicacia. Shanghai.





El viernes se reunió el Congreso de los Diputados, bueno el Congreso de los Diputados y de las Diputadas, para la sesión de investidura del inminente y esperado Presidente del Gobierno, Sr. Rajoy, que no le gusta a nadie como presidente.  ¡Menos mal! Y parece ser que saldrá investido por eso, por ser el “Mal Menor”.

Por cierto, por el Mar Menor está como alcalde, de momento, otro político educado y demócrata, D. José López. Por las lecciones que da en los plenos, o es profesor de universidad, o  periodista, o es…, qué también puede ser.

Perdonadme, se me ha ido el santo al cielo. Yo, en vez de “asaltar el cielo”, mando a mi santo.
Como iba diciendo, fue una sesión mezcla de discursos bienintencionados, alegatos históricos y actuaciones de títeres y sus titiriteros. Pero, para mi sorpresa descubrí que por lo menos hay un diputado sagaz, el Sr. Rivera.

Cuando el Sr. Iglesias desde la tribuna hizo otro vano intento para demostrar, con la Cruz de Borgoña, su inconmensurable cultura,  el Sr. Rivera, sentado en su escaño y, sonriendo, dijo: ¡Capullo!

Bueno, cada vez somos más los que pensamos lo mismo.  El Sr. Iglesias quiso demostrar  sus conocimientos de Historia de España, conocimientos que ya mostró cuando dijo que en Andalucía se había celebrado un referéndum de autodeterminación. Sin comentarios.

El otro día me encontré a media tarde con el famoso Índice de Shanghai, donde se clasifican las universidades del mundo por su calidad y me  preocupó  ver que la Universidad Complutense de Madrid había caído entre el 2015-16 desde el puesto 209 al 310. Rápidamente elimine la gravedad como posible causa ¿Tanta fuerza va a tener la gravedad? no. ¿Había sido la universidad visitada por Ada Colau? No lo sé. Pero si Barcelona la aguanta  ¿por qué no iba a aguantar tan ilustre institución?  No, el efecto Colau no da para tanto descalabro.

Al final, viendo que era incapaz de encontrar una explicación cogí el periódico del día y entonces lo comprendí. En la primera página, nuestros entrañables políticos.

Allí estaba la causa.  La Universidad Complutense de Madrid ha perdido una parte importante de sus más ilustres y brillantes profesores. Claro, los puestos perdidos por la UCM los ha ganado la política, pues gracias a ellos la política española ha elevado su nivel.

Pero Pablo es capaz de elevar la política al infinito, un ejemplo: “en la cámara hay muchos delincuentes con grandes potenciales”. No, no, seguro que no dijo eso. Voy a repasar mis apuntes que algo no me cuadra. Ya lo tengo, dijo: “hay más potenciales delincuentes en esta Cámara que fuera”. Claro, por eso él es diputado y yo no.


José Ayllón Rivas.

martes, 18 de octubre de 2016

Suspicacia. Los EEUU respiran, España tiembla.







El Sr. Iceta ha sido reelegido secretario general del PSC. El motivo de su reelección ha sido, evidentemente, porque ha conseguido más apoyo, más votos que su compañera Núria Parlon de sus escasos militantes. Me imagino que su triunfo se cimentará en sus grandes resultados electorales o  en “mira quién baila”, o “mira quién grita más fuerte”. Es complicado averiguarlo.

El Sr. Rajoy, analista profundo de la política española, conserva en su memoria el proverbio árabe que dice “Siéntate a la puerta de tu casa y verás el cadáver de tu enemigo pasar”. Y ahí está, sentado, en funciones pero sentado. No entiendo por qué se le llama en funciones si es cuando menos funciona. Como mucho, se da un paseo por el Retiro. Esa es la clave, el retiro.

El Sr. Iglesias sigue con el puño (moderna expresión ideológica) en alto y el Sr. Errejón haciendo la “v” (también moderna) con los dedos corazón e índice. Eso sí que es un problema; los españoles estamos angustiados ante terrible dilema: puño cerrado o uve. ¿Cómo va a salir bien la foto? Una solución es que todos digan a la vez: “pataaaata”. Bueno, también pueden ser originales y que todos cojan un folio con su mano derecha y lo rompan con la izquierda o al contrario (está menos visto). Lo siento, no sé si es izquierda o izquierdo y derecha o derecho.

La cadena monotemática y documentalista “La Sexta Gürtel” sigue con su programación habitual, Gürtel  va o Gürtel viene. Quiero decir, guste más o guste menos.

El Sr. Sánchez vuelve de los Ángeles. Los EEUU respiran tranquilos ya que el Sr. Sánchez no ha pedido asilo político. El PSOE sigue en su tiempo de costuras, pero demasiadas tijeras y poco hilo. España tiembla.

Tras recibir el Nobel de Literatura, Bob Dylan se hace el sueco. Eso es interiorizar un premio y sentirse identificado con la nación que lo otorga.

El Sr. Trump se encuentra entre “Donald” y “Los Picapiedra”. ¿Ganará las elecciones? No  sé… Los que se consideran” trumpfadores” suelen jugar bien sus cartas y, a veces, hasta pierden.


José Ayllón Rivas 

miércoles, 12 de octubre de 2016

Suspicacia. Engañados.






Las terceras elecciones se diluyen en el horizonte de la vigorosa política. Nos han engañado, con la ilusión que me hacia votar en Navidad. Los diputados socialistas dispuestos a demostrar que todavía tienen mayoría en su partido. ¡Aprovechen la ocasión, y expulsen a los “topos”!

Podemos, el partido de partidos, que no sabemos si se engaña a sí mismo o intenta engañarnos a todos. El hombre del látigo ha puesto su montura al paso; ya no galopa hacia el cielo, ahora se conforma con viajar a Barcelona y explicar a Puigdemont que él apoya el referéndum de independencia pero pedirá el no. El President le ha contestado que él también. Pablo, dialogando con la derecha corrupta y separatista, ¿quién te ha visto y quién te ve? El Sr. Iglesias es muy versátil, puede hacer tic tac, montar a caballo, puede hacer incluso tuercas, también discursos sofisticados, pero lo que mejor hace es televisión; lo hace tan bien que se pasa el día en un plató.

Claro que los caminos de la política a veces son inexplicables. De arrastrar el culo por las calles de Barcelona a ser,  sin querer,  la alcaldesa, hay un paso.

El Sr. Rajoy será elegido Presidente o no, antes  de que expire el plazo para unas nuevas elecciones. Visto lo visto, lo mejor es que gane la investidura de una vez y a otra cosa mariposa; es decir, a trabajar. El caso Gürtel no es solamente financiación ilegal de un partido, es la prueba de que los ladrones van a la oficina y a Suiza; bueno y a la cárcel. Eso espero.

El Sr. Más en los juzgados. Ahí está bien.

Los historiadores en el registro civil,  buscando catalanes ilustres expropiados por los españoles.

El Sr. Piqué dejará de jugar en la selección española porque ya está harto, pero,  eso sí, en el 2018, de lo que se deduce que no está tan harto. Es un pique…
El tiempo en el futbol es, como en la política, maleable.

Algunos animalistas son muy animales, bueno, animales no, son unos… Exacto, eso que os estáis imaginando. Para desear la muerte de un niño es necesario tener una confusión mental muy profunda, profundísima.

El Sr. Sánchez, en Los Ángeles. Ahí está bien. ¡Ojo, que ha prometido volver!, en el 2018, esperemos. Será otro pique…



José Ayllón Rivas.

domingo, 9 de octubre de 2016

Hoy en mi azucarillo. La materia oscura.




-Hace ya tiempo que leí un artículo sobre la materia oscura y la verdad es que  me impresionó, pero lo olvidé con rapidez ante la emocionante e increíble política española. Ayer decidí volver al asunto y busqué en mi librería algún libro que tratara con más profundidad el misterio de la materia oscura. Tuve suerte y encontré un libro cuyo título “La materia oscura” era prometedor. Lo compré y nada más pagarlo salí de la librería y empecé a leerlo.

-Seguro que esta introducción estará justificada, Juanma, porque me has llamado diciendo que estabas preocupado por el viaje del Sr. Sánchez a Los Ángeles, que si dejaba huérfanos a los militantes del PSOE, que si la política española ya no sería la misma, que si los libros de Historia hablarán largo y tendido sobre el bienio de Pedro, que si pudo hacer esto y lo otro…, vamos, que creía que me esperaba una tertulia sobre el histórico Sánchez y me encuentro con la materia oscura.

-El Sr. Sánchez es Historia, afortunadamente. Yo creo que se ha ido a Los Ángeles a buscar nuevos monosílabos. Ya ha comprendido que sólo con el no, no se avanza mucho.

-Vamos, que pasas de Sánchez.

-Exacto. Demasiada historia para mí. Y sabes que la Historia me apasiona. Por cierto, los independentistas catalanes me sorprenden. Primero, reclaman la catalanidad de Colón y luego, quieren quitar su estatua de Barcelona. ¡Como Cervantes era catalán, tal vez decidan retirar El Quijote de las librerías o prohibir que lo lean en los colegios!

-Bueno, ¿y la materia oscura qué pinta en el azucarillo?

-La materia oscura, según los científicos, es cinco o seis veces más abundante que la materia ordinaria y está distribuida de manera desigual por el Universo. ¿Ves?, la poesía aparece en el sitio más inesperado: Uni-verso. Por cierto, me encanta la poesía de “Siloe Sombra”.

-Sí, Reme es genial. Sus poesías siempre te hacen reflexionar; siempre hay una especie de premio si lees despacio. En Emociones, por ejemplo, hay dos versos muy interesantes: Por eso la emoción- se hermana al silencio.

-Yo estoy de acuerdo. Cuando veo a la gente que dice estar emocionada gritar, chillar y dar saltos,  algo no me cuadra.

-Hoy más que un azucarillo, esto parece un laberinto. 

-¿Y qué?,  ¿estamos en otoño?

-Sí, aunque no lo parezca. ¡Anda, lee el azucarillo, Juanma!

“En esta vida hay que ser solución, no problema.”

-Cuántos problemas se habría ahorrado Sánchez leyendo tus azucarillos, José. Ahora, pon eso que a ti te gusta tanto de… El día ha amanecido, etc.

Le hago caso a Juanma y escribo: Las nubes cubren el cielo pero no amenazan lluvia. Estamos en otoño pero todo indica que es primavera.


José Ayllón Rivas.

domingo, 25 de septiembre de 2016

Suspicacia. Acontecimiento planetario.







Hoy, gracias a la ya célebre torpeza de nuestros políticos, nos encontramos de nuevo en la “jornada de descanso” previa a unas elecciones; en este caso, elecciones en dos de las mal llamadas comunidades históricas, para satisfacer los deseos de los separatistas, Galicia y País Vasco.

Esta jornada de descanso que nuestra lamentable ley Electoral y nuestros, también lamentables, políticos llaman irreflexivamente jornada de reflexión, la agradecemos todos los españoles sin distinción de edad, sexo, religión, o si es de la EGB o de la ESO. La agradecemos porque empezamos a estar hasta los… bueno, usted ya me entiende, de todos ellos.

No comprendo, tal vez por mi estupidez, qué le hace a pensar a la “comuna política” que los españoles necesitamos un día especial para decidir a quién darle nuestro voto.  ¿Tan tontos son ellos?

Por ejemplo, el Sr. Sánchez, el liquidador del PSOE, el ilustre derrotado, el perdedor, el… bueno, vamos a dejarlo ahí. No reflexiona y se pregunta por qué en su partido los que le apoyan son también, como él, los derrotados, los pequeños liquidadores: el Sr. Iceta, el Sr. Puig, la Sra. Francina Armengol, la Sra. Idoia Mendía, y otros y otras que en sus respectivas comunidades han dejado al partido en quiebra técnica. Claro que, el Sr. Sánchez en Madrid ha hecho lo mismo, por lo que creo que ese apoyo viene motivado por el mismo sentimiento de “solidaridad” que une al rebaño de ovejas.

Mi querido amigo está preocupado por lo que pueda pensar su militancia (200.000) y en eso no le falta razón, pero más debería preocuparle lo que piensan sus votantes (5.424.000). Pero tranquilo, con unas terceras elecciones cabe la posibilidad de que comprenda qué debe preocuparle más. ¡Consulte, que falta le hace!

Ahora, tras el intento de investidura del Sr. Rajoy o mejor dicho para hacer uso de la única aportación del Sr. Sánchez a la política nacional, tras la “no” investidura del Sr. Rajoy, nuestro histórico líder socialista considera que ha llegado el momento de volver a intentarlo, de volver a hacer más Historia (yo estoy convencido de que la hará). Como es normal, va a intentar formar un gobierno de progreso y yo tiemblo porque si cuando consiguió  el 16-J 85 diputados lo consideró una victoria a pesar de que había conseguido cinco menos que el 20-D, puede ser que si consigue reducir el PIB un 5% lo considere una victoria y hasta que es un crecimiento histórico.

Un gobierno, que más que de progreso, yo lo llamaría el gobierno de los cien partidos. Partidos para todos los gustos, incluso para los de sin gusto.

Vamos que más que buscar apoyo para formar gobierno, el Sr. Sánchez lo que hace es pedir ayuda para destrozar al PSOE. Como diría la “miembra” del PSOE y ministra de Zapatero: el próximo acontecimiento histórico que se producirá en nuestro planeta será la coincidencia en breve del Sr. Sánchez, Presidente, y Pablo Iglesias, Ministro de Defensa.

¿Qué a quién votaré? De eso hablaremos otro día.


José Ayllón Rivas.

martes, 20 de septiembre de 2016

Hoy en mi azucarillo. El rey PEDRO.






-El rey Pedro, de ronda. Dice  Juanma, mientras acaricia a Ton.

-Ronda, ronda, el que no se haya escondido que se esconda. Y se escondieron todos. Gloria está inspirada.

-Sánchez nos tiene engañados a todos, no quiere ser presidente, quiere ser rey. Porque él lo vale, Juanma. Digo yo, para dar juego.

-Juanma, me alegra verte tan sonriente y feliz. El trabajo te sienta bien. Gloria sonríe contenta porque  Juanma ha encontrado trabajo.

El día está nublado pero, bajo nuestra sombrilla, estamos contentos. Los políticos creen que los españoles queremos ayudas y limosnas. Si vieran la felicidad de Juanma se darían cuenta de que la mayoría de los españoles lo que quiere es trabajo y tener que votar menos, nada más. Hasta Ton mueve la cola más de lo habitual.

-Nuestros políticos están preocupados por las encuestas, por dividir a los españoles y por ellos. Preocupados por alargar el carril bici, por los montes cuando se queman; por la sanidad pública universal y no saben cómo mantenerla para los españoles; por ver cuántos refugiados se traen y no ven a los refugiados que ya están aquí; por la enseñanza pública para nuestros hijos, a los suyos no les hace falta; por la igualdad, la pobreza en el Tercer Mundo, la paz mundial. Y una larga  lista de problemas que han creado ellos y a los que difícilmente les puedo prestar atención cuando tengo que solucionar cómo llegar a fin de mes. Y quieren que cuando me como un maldito pollo me acuerde del hambre del mundo, de los refugiados y de todas las guerras que a ellos les apetece y con las que sus televisiones nos bombardean.

-Políticamente incorrecto, Juanma, eres políticamente incorrecto, amigo mío.

-Los políticos se inventaron la coletilla de lo “políticamente correcto”, eso sí que es una ley mordaza. Los únicos que ganan con una España mediocre son ellos. Sea políticamente correcto o no. Mira sino el adalid de la igualdad D. Pablo Iglesias, el de “La Casa del Libro”, el obrero de los cien mil euros, el…

-Bueno Juanma. Yo no quería…

-Que un tipejo diga que azotaría a una mujer hasta que sangrase, demuestra además de cobardía, que para él la igualdad es de boca para fuera y para decir compañeros y compañeras en los mítines…

-Anda, Juanma, que hoy nos has echado un mitin. Lee el azucarillo.
Juanma vuelve a sonreír y mirando detenidamente el azucarillo dice:

“Se necesita poco para hacer las cosas bien, pero menos aún para hacerlas mal.”

-Cierto. Por lo tanto, nos vamos a unas cuartas elecciones, ¿o no?

-Yo creo que sí. Porque es más fácil hacer las cosas mal.


José Ayllón Rivas.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Hoy en mi azucarillo. Cuerpo de élite.


Y la pregunta de Juanma es…

-¿Qué os parece el panorama?

-No está mal. Considerando los personajes, la obra se desarrolla siguiendo el guión previsto, Juanma. Contesta Gloria.

-Fíjate Juanma, un actor principal en su principal papel. Un actor que no se ha leído su papel. Un actor que intenta que la obra se estrene. Otro que no está Maduro. Y para colmo, Pablo Iglesias, que es el mejor actor, se dedica a Marear.

-Yo creo que las elecciones han arrojado el resultado habitual: todos han ganado. El problema es que no comprenden cuánto han ganado y hasta dónde estamos los españoles de todos ellos. -Urnas para Diciembre-, dice Juanma muy serio.

-No sé, Juanma, al paso que llevan y a pesar de mis doce años, yo podré votar al próximo presidente. En cualquier caso, yo apostaría para el 17. Con dos campañas más que Sánchez le haga al PP, destruye al PSOE, sanea al PP, y consigue la mayoría absoluta para Rajoy.

-¡Cómo eres Gloria!

-¡Eh!, cambiando de tema, dejemos la política. ¿El cine es cultura?

- Un 3% sí, un 97% no. Juanma es muy crítico.

-Vamos, que no es cultura, como la gente del cine dice a boca llena. Gloria pensativa…

-Pues no. El cine español no. De los productos del cine español emana tanta cultura como del Congreso o de un pollo de corral,  por cierto, la gente del cine y los congresistas tienen dos cosas en común: son funcionarios y  están muy bien pagados para lo que hacen. ¡Ah!, y con una alta densidad de simples en sus filas.

-Son lo que podíamos denominar: un “Cuerpo de élite”.

-¡Ah! la película esa que dice que las mujeres de un pueblo vasco o de un pueblo catalán de la frontera, con Francia claro, solo pueden ser putas o guardias civiles.

-Yo creo que estás equivocado, Juanma. Si fuese de un pueblo vasco o catalán, seguro que el productor censura la “gracia”.

-Lo diga del pueblo que lo diga, en mi opinión, aflora un trauma del guionista.

-Bueno, hoy os encuentro un poco críticos. ¿Qué dice el azucarillo?
Juanma, lee muy despacio y en voz baja:
“Las mujeres de Coria del Río le dicen al director que se meta el rollo entero por el…”.

Suena el  móvil de Juanma.
 -Buenos días, dígame. Pasados unos minutos, Juanma dice: gracias por su llamada, Sr. Mazón.

-¿Pasa algo Juanma?

-Nada, era Mazón que dice que le digamos a las mujeres de Coria del Río que ahora no puede, que está “Con el culo al aire”, que cuando termine lo intentará.

La temperatura supera los 36 grados. Fiebre. Y las urgencias llenas de pacientes impacientes.


José Ayllón Rivas.

jueves, 4 de agosto de 2016

Suspicacia. La soberbia y la cobardía.





El Sr. Echenique se siente feliz por haber entrado a formar parte de la casta parasitaria. La culpa de no haber dado de alta a su asistente en la Seguridad Social, es del Sistema. Debemos reconocer que, por lo menos, no le ha echado la culpa al asistente.  Menos mal que existe el Sistema, porque igual sirve para un roto que para un descosido. Espero que un día salga el Sr. Sistema y se defienda. Yo desde aquí le mando un saludo. Empieza a caerme simpático.

El Sr. Rajoy, como siempre, no se ha enterado de que en los baños del Parlamento de Cataluña, han colgado la Constitución Española como sustituto del papel higiénico. Por lo visto, el Sr. Junqueras ha iniciado los recortes para reducir el déficit de la región. Es evidente que para los políticos las leyes son más amables por muy graves que sean los delitos que cometan. Bueno, a lo mejor romper España no es un delito, o lo es pero no existen culpables. Si la legislación no tiene prevista la posibilidad de un intento de secesión, ha tenido tiempo el Gobierno para enmendarlo porque lo de la desconexión está siendo televisado.

Una cosa está quedando muy clara conforme transcurren los días, tendremos terceras elecciones y la situación será: o votamos a un señor, presidente de un partido en el que la corrupción era o es algo más que una anécdota, o elegimos su oposición, entre una banda de soberbios, engreídos, inútiles, inmaduros e incapaces (para la política) que no ven más allá de sus propias narices.

¿Dónde fue el PSOE a buscar a su Secretario General? Empiezo a sentir añoranza del insuperable Sr. Zapatero y sus ministros y ministras que siempre estuvieron a la altura de las circunstancias (de las suyas), y su poderoso viento.

Ninguno de ellos merece pisar la moqueta del Congreso, ni para limpiarla.

Si hay terceras elecciones, todos deberíamos votar en blanco. Que, con suerte, puede que capten la indirecta.

Y el que no esté contento, que se dé un baño de civilizaciones y se lo pasará bomba.

¿Qué a quién voté? De eso hablaremos otro día.



José Ayllón Rivas

sábado, 30 de julio de 2016

Persiguiendo. Versos sueltos.






Persiguiendo. Versos sueltos.

Me gusta el silencio de la plaza.
Cuando los niños juegan.
Cuando los perros ladran.
Cuando las golondrinas vuelan.

Cuando el sol enrojece,
Cuando las campanas suenan.
Cuando el rosal florece,
Cuando los pasos se alejan.

Cuando viajo al pasado.
Cuando vuelvo del olvido.
Por sendas nunca pisadas.
Por caminos sin sentido.

Por retorcidas veredas,
persiguiendo y perseguido.
Y al final, me encuentro,
tras el silencio perdido.



José Ayllón de Lebrija.

viernes, 22 de julio de 2016

Suspicacia. ¿Terceras elecciones?






Suspicacia. ¿Terceras elecciones?

El Sr. Sánchez sigue sin entender que los españoles le han dicho dos veces no. No sé qué parte del no le confunde. En aritmética parlamentaria no progresa adecuadamente, porque a su incapacidad para sumar y restar se le une no comprender que para ser el primer partido de la oposición debe haber un gobierno al que oponerse.
Es evidente que si el PSOE vota no, no habrá Gobierno pero habrá oposición y eso tiene su mérito.
Los ciudadanos con su voto han dado un mensaje a los políticos: “a negociar”. Lo dieron el 20-D y el 26-J, y si analizamos la situación económica el próximo Gobierno tiene una papeleta difícil, vamos, como el del chiste, “pasa tú que a mí me da la risa”.
Sr. Sánchez yo no lo voté a usted, ni al ciudadano Rajoy, por motivos parecidos, aunque a usted le debo añadir que su noción de España es demasiado variable según las coordenadas donde se encuentre. Soy demócrata, luego soy republicano; es una contradicción que en un estado democrático la Jefatura del mismo sea hereditaria. Pero, Sr. Sánchez, la “república de encaje” que usted propone es la mejor forma para conseguir que los republicanos aplaudamos a Felipe VI.
España necesita un Gobierno, aunque empezamos a pensar que ¿para qué?
España necesita reformas, y el Sr. Rajoy lo necesita a usted para hacerlas. ¿Qué es lo que no comprende de la situación?
Pues nada, otras elecciones para noviembre. Su afición a hacer Historia va a terminar con la Historia del PSOE, una forma como otra cualquiera de entrar en los libros de Historia. Le adelanto el resultado: PP consigue más votos y usted menos. Y yo, visto lo visto, a pesar de que no me gusta dar consejos, a usted por unos motivos y al Sr. Rajoy por otros, les agradecería que optasen por reinventarse, como todo el mundo.
Como soy optimista, confío en que “el sentido común” visite el Parlamento.
Resumiendo, que a ustedes el bien común les importa un pimiento. Ustedes están interesados en lo que dicen que no lo están, en el poder que siempre se puede cambiar por…
Exacto, euros.
¿Qué a quién voté? De eso hablaremos otro día.


José Ayllón Rivas.

miércoles, 13 de julio de 2016

Suspicacia. Mucho miedo.






Suspicacia. Mucho miedo.

Insignes politólogos deducen científicamente, tras añadir múltiples variables en complicados programas informáticos del CER, que el millón de votos perdidos por Podemos, no son votos perdidos son votos de votantes que procrastinaron. ¡Increíble, menudo análisis!

Lo importante es que, después de la fase populista, el Sr. Iglesias se ha encuadrado en el viejo sistema de castas, y lo justifica hipócritamente diciendo que no asaltaron el cielo por el miedo que producían (ellos) en los españoles (que no lo votaron). Es decir, se incorpora a la vieja y denostada política para  asaltar el cielo (un buen sillón) sin dar miedo.  ¡Cándido!

Yo, como tengo más de 50 años, no lo voté, pero no por miedo, no lo voté porque debido a mi edad soy un demócrata progresista y no un releído comunista desubicado, y no quiero volver a contar en pesetas, a las que ni añoro ni echo de menos, por mucho que eso aumentase la exportación, y la pobreza en España. Me fastidia ir para atrás. Por mi edad, me gusta mirar hacia adelante.

No lo voté, porque un discurso populista lo hace cualquiera; no es necesario ser profesor de universidad ni graduado en la ESO. El más tonto de mi calle lo haría, incluso lo mejoraría.

No lo voté, porque como el compañero Pablo reconoce, el cielo no se toma por asalto (vaya descubrimiento) y, sobre todo, a mí me da igual que Pablo tome el cielo o el infierno, no pienso ir a ninguno de los dos sitios y menos si está él.

No lo voté, ni lo votaré porque a pesar de mi edad sigo pensando en el futuro. Y el futuro que me pinta el Sr. Iglesias y sus círculos es un futuro de agradecidos. Y no quiero agradecer nada a nadie, ni al Sr. Iglesias.

¿Que si estoy en contra de la corrupción? Más que el Sr. Iglesias.

¿Que a quién voté? De eso hablaremos otro día…


José Ayllón Rivas.

miércoles, 29 de junio de 2016

Suspicacia. “Oltra” vez.




“Sorpressaso”. El Sr. Rajoy mejora los resultados del 20-D.

El Sr. Sánchez vuelve a  hacer historia. Tiene que ser agotador soportar tanta historia sobre los hombros; él y su ejecutiva deberían irse al Museo de Historia o al de Cera que allí no es necesario hablar, que por la boca muere el pez.

Un líder mediocre (para la política) se rodea de un equipo más mediocre. Lo  grave, no es la mediocridad del conjunto, es la dificultad en aceptarla. Los resultados dicen con claridad siéntense, acuerden, pacten y colaboren para conseguir que todo vaya mejor. Dificilísimo.  

El líder del comunismo transoceánico quería tomar el cielo por asalto y al galope (este sí que es ocurrente). Debería conformarse con cepillar el caballo y recordar que el cielo se toma con sentido común (que en su dieta está ausente), y un general que sepa dirigir el asalto.

La separatista, “a la valenciana”, Sra. Mónica Oltra, no entiende por qué todavía los ciudadanos votan a presuntos delincuentes. Yo tengo dificultades para entender por qué la votan a usted pero, por respeto, no lo expreso en voz alta. Continuemos, será porque en el año que usted lleva gobernando la Comunidad, no ha hecho nada para resolver los problemas reales de los valencianos, exceptuando los de sus parientes y amigos.

Debo reconocer, sin embargo, que también ha promocionado el uso de la bicicleta, que está cambiando los rótulos de las calles y señales de tráfico (tarea urgentísima) y, además, ha iniciado la inmersión lingüística “a la catalana” (al estilo Pujol) y está estudiando reabrir la RTVV con la intención inequívoca que todos sospechamos.

¿Puede ser qué muchos valencianos no estén de acuerdo con su política?

¿Puede ser que muchos valencianos no quieran ser “les altres catalans”?

Céntrese en cosas sencillas. Por ejemplo, está preocupada por la educación, muy bien. Lo primero que se le ocurre es la jornada intensiva y la inmersión lingüística, muy mal. Mire que sencillo es conseguir votos. Instale aire acondicionado en todas las aulas y que cada alumno estudie en la lengua que quiera. ¿Ve?, nos podemos poner todos de acuerdo. Pero no, usted quiere imponer su criterio. Usted tan preocupada por nuestros niños, destroza la Cabalgata de los Reyes Magos, y qué ha conseguido, que hasta yo, que no soy creyente, me disguste.

Resumiendo, como dice mi amigo Sabina, la pregunta que debería hacerse es:

¿Qué estoy haciendo mal para que muchos valencianos prefieran votar a presuntos delincuentes, en vez de votarme a mí que soy la ungida? Fácil, no haga lo que critica.

Deje de decirnos lo que tenemos que pensar y creer los demás.

Póngase a trabajar para todos los valencianos, para los inteligentes que la votan a usted y para los tontos que no la hemos votado. ¿Qué a quién voté? De eso hablaremos otro día...


José Ayllón Rivas.

miércoles, 22 de junio de 2016

Suspicacia. La noche de los cuchillos largos.



Sí, ya sé que antes están las segundas, las del 26 J, pero caminamos hacia unas terceras elecciones, si las encuestas son ciertas y nuestros políticos no mienten. Conviene recordar que no hay dos sin tres y en esas estamos.

En estos días nuestros políticos se dedican intensamente al cansado y bien remunerado trabajo de la búsqueda del voto indeciso, o del votante harto. Todos venden las bondades de sus propuestas, propuestas dirigidas a las minorías que son tantas que los mortales vulgares y corrientes (vamos, los que hacemos bulto) los que no pertenecemos a ninguna “fobia”, terminamos sintiéndonos marginados. Esperemos que algún día se acuerden de nosotros. Al final, vamos a tener que hacer una minoría la mayoría para pedir igualdad.

La verdad es que nos encontramos en una situación extraña, casi trágica. Los comunistas no son comunistas y si lo son, lo son en sus ratos libres. Los socialistas no son socialistas, son socialdemócratas o algo menos. La derecha tampoco es derecha, es centro derecha tendiendo a diluirse en la izquierda. El centro duda hacia dónde inclinarse.

Pero lo más asombroso es que el político más televisivo resulta ahora que todo lo que afirmaba ser, no era. Sus bravatas de vendedor ambulante eran provocaciones para crear ambiente en las tertulias. Es normal que muchos pensemos que es un inmaduro, o a lo mejor, sí era verdad lo que decía antes y miente ahora. Ya sé, es comunista bolivariano entre amigos,  pero en campaña electoral es socialdemócrata europeísta. Bueno, a ver si le llega el pajarito y lo orienta. ¡Cómo está el panorama que el profesor se ve presidente de gobierno!

Mi querido amigo Pedro Sánchez ha recuperado el ánimo desde que se ha enterado que el Sr. Zapatero fue el mejor presidente de la democracia. Eso le levanta el ánimo a cualquiera.

Don Mariano tiene un largo mandato por delante, en funciones claro. Aquí puede ocurrir aquello de “Virgencita que me quede como estoy” (ahí puede ganar mucho voto). La sombra de la corrupción es alargada y debe aprender a ponerse al sol.

Todos dicen ser demócratas pero que es necesario reconocer las diferencias. ¿Reconocer más diferencias? ¡Buena forma de ser demócratas!

Estamos depositando nuestro futuro en políticos del estilo del Sr. Cameron que convoca un referéndum y pide el voto en contra; por lo menos es original.

Así se escribe la Historia cuando la pluma se la dejamos al último de la clase.

La noche del 26 de junio va a ser “la noche de los cuchillos largos” y esa tal vez sea la única solución. Yo por si acaso, me quedaré en casa viendo una película no subvencionada: “Lo que el viento se debería llevar”.


José Ayllón Rivas.