miércoles, 17 de mayo de 2017

Suspicacia. ¿Qué contará la Historia?





Después del clarificador debate y una vez realizada la elección del secretario general, el próximo domingo y salvo milagro, nos dispondremos a ver un “lunes sangriento”. Digo “salvo milagro” porque la demolición del PSOE ni ha empezado hoy ni la ha iniciado el Sr. Sánchez. La demolición del PSOE se inició hace ya unos años.

Digo que “el debate ha sido clarificador y no esperanzador” porque ninguno de los  candidatos es capaz de liderar un partido necesitado de cortar la sangría de votos electorales desde que el Sr. Zapatero, después de contar unas cuantas nubes, dejó el partido a la deriva.

De los tres candidatos, el compañero Sánchez sigue instalado en la política que le ha conducido a los mayores hitos históricos del partido, y es probable que haga historia en la próxima elección. Eso puede ser bueno o malo.

La compañera Díaz tiene tres cosas claras, a saber: España es una nación, derogación de la reforma laboral y que si pierde las elecciones se va. Al menos es coherente.

Hay una cosa que me asombra. Si ahora no son compañeros, ¿cuál es el motivo para que lo sean el día 22? A mí me cuesta creerlo, pero cosas más raras hemos visto.

Si la señora Díaz considera que el problema de los resultados electorales es el señor Sánchez, si gana el señor Sánchez, ¿el día 22 va a dejar de ser el problema? ¡Uf!, me parece raro. Claro que yo no soy un animal político.

Si para el señor Sánchez la señora Díaz lo ha acuchillado a traición, si gana la señora Díaz,  ¿el día 22 ya dejará de ser una traidora? No lo veo claro, pero en fin…

¡Ah!, el señor Patxi López. Este sí que es listo. Si gana Susana, la apoya y si gana Pedro, también. ¡Vamos, se ha asegurado seguir viviendo del cuento! Otro que está haciendo Historia.

Resumiendo, a la señora Díaz siempre le quedará Andalucía; al señor Sánchez siempre le quedará Podemos, y el señor López siempre encontrará un confortable sillón.

Esperemos a ver qué pasa el domingo. Pero lo que no debe olvidar el futuro secretario general del PSOE, es que a la presidencia del Gobierno lo llevan los votantes. Por muchos votos que consiga de la militancia, con ellos no forma ni grupo parlamentario.

Suerte para todos.


José Ayllón Rivas.

sábado, 6 de mayo de 2017

Suspicacia. “MATRIA”.




Mañana será un día apasionante, lleno de incertidumbres y emoción.

En Francia, la segunda vuelta a la presidencia de la República. Dos aspirantes que, hace tan solo diez años, ni en sus mejores sueños se veían a un paso de los Campos Elíseos. Pero la vida tiene esas cosas y ahí están el señor Macron y la señora Le Pen. ¿Quién saldrá vencedor? Es muy posible que gane Macron o que pierda Le Pen; a mí los dos resultados me parecen bien.

En España el día 21, el PSOE va a elegir secretario general. Uno de los candidatos hace que esta elección tenga una especial relevancia para el partido y para la Historia. Dos candidatos: Susana Díaz y Pedro Sánchez; me temo que da igual el resultado. O se produce un milagro o el PSOE y Sánchez harán Historia.

Poco a poco en España, nuestra patria, van apareciendo los héroes. Ciudadanos y ciudadanas dispuestos y dispuestas a asumir la responsabilidad de salvar a la Patria. Son aspirantes a héroe legendario. Legendario que no legionario. En la Legión, por afinidad fonética, los pondría a cuidar la cabra y a aprenderse la letra “El novio de la muerte”.

Bueno, como soy políticamente muy correcto, como antes dije patria, ahora diré matria, que me gusta más, en honor a mi madre. Nuestra “Matria” no necesita que la salve nadie, ni san Pedro ni san Pablo.

Pablo Iglesias va a presentar una moción de censura al Sr. Rajoy por ética. La verdad es que suena bien en España y en Venezuela. Se lo habrá dicho algún pajarito. El caso es que todavía no sabe ni quién será el candidato a presidir el nuevo Gobierno. Vamos que quiere más minutos “éticos televisivos”.

La lección de ética la completa con una frase brillante: “Esta moción de censura no se juega en el Parlamento, se juega en la sociedad española”. Amén. Siempre busca compañeros de juego. ¿Por qué los RRMM no le regalaron un “Monopoly”?

¿Y por qué a pesar de la corrupción los españoles le dieron más votos al Sr. Rajoy que al Sr. Sánchez o al Sr. Iglesias? Es posible que los españoles que votaron al PP se equivocaran; es posible que muchos españoles no vieran la luz, pero también es posible que prefirieran votar al Sr. Rajoy con la corrupción que le rodea, que a los otros que quieren mandar España a tomar por saco.

Aquí en Nueva York el tiempo sigue siendo bueno. Mi amiga May Easy sigue disgustada por el triunfo de Trump y con su español de bolsillo me dice: “Tú vo-ta-rás a Macrón”.

May es maravillosamente encantadora. Me recuerda tanto a España…


José Ayllón Rivas.