lunes, 14 de septiembre de 2015

Hoy en mi azucarillo. Una de buenos.







Hoy en mi azucarillo. Una de buenos.

La terraza de la cafetería está vacía, bueno, casi vacía.  Una mujer joven está sentada dos mesas más allá de la mía. Está concentrada en su tablet delante de un batido de chocolate.

El camarero se acerca a la mesa.

-Lo de siempre. Le digo.

-¿Uno o dos?

-De momento uno. Gracias.

Hace calor. Unas palomas se refrescan en el pequeño charco que se forma por el goteo incesante de una tubería de agua para riego, en el jardín.

Escribo en mi ordenador: “Un grupo variopinto de personas, aparentemente adultas, se aproxima. No,  mejor de mujeres y hombres…”

-No corrijas. Está bien. Personas adultas. Bueno, tal vez puedas poner personas y “personos”. ¿No?

-¿Qué haces mirando lo que escribo? Llegas tarde y espiando…

-Sí, pero… pero sin espiar. Los vi bajar del autobús y ha coincidido que venían aquí. Es un grupo de nuevos alcaldes, de ciudades importantes, que se ha reunido para intercambiar ideas en asamblea.

-¡Qué puesto estás Juanma! Te pareces a esos tertulianos de la tele que saben más de los políticos que ellos mismos.

El grupo se ha sentado en una mesa grande, quiero decir que se han sentado en las sillas alrededor de una mesa grande. Que Juanma está hoy pendiente de todo. Eso está claro. Un ojo en la pantalla de mi ordenador y el otro en el grupo de alcaldes. El camarero deja dos cafés sobre la mesa, sonríe y se marcha hacia el grupo.

-La chica que  está de espaldas (dice Juanma con aire de suficiencia), la de la camisa azul marino de Zara,  la de la mochila a juego, lleva el busto de D. Juan Carlos en la mochila, para enseñárselo a sus colegas. Fíjate si es monárquica, que creo que se lo va a llevar a su casa para que presida el salón. ¿La ves?

-Sí.

-La que está a su derecha, la de más edad, les está enseñando la lista de calles y plazas a las que va a cambiar el nombre, urgentemente. Porque hay un grito unánime entre sus vecinos… Me imagino que querrá ayuda de sus compañeros porque necesitará sustituir trescientos nombres o más. ..

-¿Estás seguro Juanma?

-¡Claro! El que se sienta enfrente, ese es un buen tipo. Ha decidido, enfrentándose al Pleno, cambiar el nombre al pabellón deportivo “Príncipe Felipe”. Porque dice que Felipe ya no es príncipe, es rey. Y no quiere que vaya el rey y se ofenda.

-Eso no puede ser.

¿Cómo que no? Mira, otro el que tiene la bicicleta al lado ha puesto de moda llevar el casco en la mochila. Y va a prolongar el carril bici hasta el Salón de Plenos del Ayuntamiento.

-¿Y los demás?

- Enchufados. Afirma Juanma con gran seguridad.

-Ya veo que están ocupados en asuntos de gran transcendencia. Anda, lee el azucarillo,  Juanma, no vaya a ser que venga un alcalde y lo lea por ti.

“La lectura es placer, conocimiento, emoción, enajenación”.
Fernando Trueba.

-¡Te das cuenta! El Sr. Trueba me da la razón.

-¿Cómo que te da la razón?

-¡Ah, amigo!

La muchacha del batido se levanta y se acerca a Juanma diciéndole muy cerca y muy bajito:

-No son enchufados. Son familiares, las parejas, los amigos…

-¡Ah! Repite Juanma.

El termómetro marca 34 grados, como siempre. Una jornada calurosa. Aunque aliviada por la victoria del Betis frente a la Real Sociedad, el pasado sábado, por 1-0.

Nos creemos cualquier actuación en el “Teatrillo de la Vida” de actorcillos de tercera fila y algunos, o muchos, subvencionados.


José Ayllón Rivas.

18 comentarios:

  1. "All the world's a stage..." ya lo dijo Shakespeare, quien también fue un subvencionado monárquico.

    Un abrazo, José.

    Fer

    ResponderEliminar
  2. Gracias por estar aquí. Todos nos quieren salvar y en realidad lo único que hacen es aprovecharse de nuestra necesidad de creer en los demás.

    ResponderEliminar
  3. Cuanta razón amigo José. No podemos creer en todo lo que nos quieren hacer creer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Mila. Estoy contigo. Cuanto más prometen más desconfío. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Lo cierto es que no somos lo que creemos ser... somos lo que la gente cree que somos...
    Una pena la facilidad con la que nos hunden o enaltecen...
    Un placer este cafe con vosotros.
    Reme.

    ResponderEliminar
  5. Son los hechos los que hablan, los que dicen lo que somos. No los gestos, ni las posturas más o menos fotográficas. Estamos cambiando cromos repetidos. Y va siendo hora que comencemos una nueva colección. Un placer oírte querida amiga. Un saludo.

    José.

    ResponderEliminar
  6. Pues a ver si alguno se despierta ya, la vida es un sueño que decía el poeta, y les damos un sustillo...
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, será necesario darles un "sustillo".
      Buenas noches.
      Un saludo y muchas gracias por tu visita.

      Eliminar
  7. Pocas veces las cosas son lo que parecen. Si hablamos de política, ninguna :D

    Un azucarillo de lo más ilustrativo, José. ¡Me ha encantado!

    Un abrazo fuerte y feliz día para tí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena, porque debe ser un gran esfuerzo fingir lo que no eres. Si finges... por lo menos finge lo que eres.
      Un abrazo para mi amiga Julia.

      Eliminar
  8. Me ha encantado este azucarillo y me ha hecho recordar que estaba yo en un hotel Palacio de 4* desayunado, habíamos ido a una boda y nos alojamos siempre en ese hotel, cogido en internet por la travel nos sale la noche con desayuno 50€ , comparado con el precio real menos que la mitad por noche, Bueno a lo que iba . Estabamos desayunando y en el centro habia una mesa preparada para un grupo de gente, cual fue mi sorpresa cuando llegaban el alcalde de mi pueblo del PP. con todo su sequito a desayunar. Le pregunté a la camarera y me dijo que de vez en cuando de dan un capricho a cargo del erario público o sea con nuestros impuestos. Por eso de que los políticos no son corruptos y lo dejo ahí. Un abrazo.
    P.D. Menos mal que el PP duró solo una legislatura sino arruinan el pueblo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que lo fácil, termina saliendo caro. Despacio y con buena letra irán todos a su sitio.
      Gracias María del Carmen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Me encantaría que solo por una vez esos alcaldes jóvenes, apuetos y bien vestidos, con sus polos y su corte de pelo con raya al lado y flequillo estudiado ellos y ellas con sus vestidos de zara y sus zapatos de tacón a juego realizaran campañas en la calle, para acercarse a los verdaderos problemas de la gente. Pero claro, quizá eso sea mucho pedir y solo podamos esperar sorprenderlos en una terraza de un bar donde se han reunido para planificar un cambio monárquico de nombre de calles o estudiar el presupuesto de obras monumentales que den vistosidad a sus respectivos pueblos.
    En fin, que la política de Estado o parlamentaria es una cosa y la de las concejalías, parecido, sobre todo entre las nuevas generaciones del PP.
    Me ha encantado el post y su fina ironía. Excelente análisis.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Algún día nuestros políticos dedicaran su tiempo a resolver los problemas de sus ciudadanos, a su bienestar, a su seguridad, a su formación, a su felicidad. Soy un ingenuo incurable o algo peor, pero me gusta creer que es posible.
    Encantado de tu visita Marisa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Asi es mientras que unos pasan verdadera necesidad, los otros discuten la vital importancia de cambiar unos letreros.Creo que habría que ir al meollo de la cuestión y ver quien les paga en realidad la nómina, tal vez así le encontremos el sentido a la cantidad de cosas "absurdas"que tenemos que tragar cada día.El periodismo auténtico creo que murío hace mucho para convertirse en un instrumento mas con el que manejarnos a su antojo.Si a algún iluso soñador se le ocurre la genial idea de volver a las raices, no te preocupes que ya se encargarán de quitarsela de la cabeza. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Scherezade no creo que los políticos sepan que somos nosotros, los españoles, los que pagamos su "fiesta". Y la independencia y la libertad de expresión de los periodistas es una broma. Un saludo.

      Eliminar