miércoles, 2 de julio de 2014

"Nuestros" políticos.






Nuestros políticos, aquellos que intervienen en las cosas del gobierno desde que nuestro país regresó a la senda democrática, deben sentirse satisfechos de su labor, de sus logros, de su gestión…

Nosotros, los españoles, nos sentimos unidos en un Proyecto Común, Solidarios, dispuestos a sumar esfuerzos en beneficio de todos.

Nos sentimos felices con nuestro Sistema Educativo que prepara a cada generación mucho mejor que la anterior, que lanza a nuestros jóvenes a la búsqueda de empleo en otros países llevando bajo el brazo una formación envidiable pero, con la ilusión de devolver a la sociedad que los formó los esfuerzos invertidos…

Nuestra sanidad es la joya de la corona, con un altísimo nivel de prestaciones, sin listas de espera, con habitaciones individuales y, ofreciendo sus servicios a quien ponga un pie en nuestro País.

Contentos con nuestras vías de comunicación que son la envidia de todos los países, incluidos los del norte de Europa, trenes de alta velocidad, autovías, autopistas y aeropuertos donde sea necesario.

Grandes inversiones en investigación que sitúan a  España a la vanguardia del conocimiento científico; cursos de formación para todos los trabajadores que nuestros sindicatos gestionan como si los políticos formaran parte de ellos.

Una justicia eficaz, rápida y gratuita que nos protege de los abusos, de la delincuencia y sobre todo que nos asegura que todos somos iguales ante la ley.

A todos los españoles se nos llena el alma de alegría cuando vemos la política de nuestros gobiernos en medio ambiente,  cuando nos explican las inversiones realizadas en energías renovables, en carriles bici, en protección a la fauna, en la limpieza de nuestros pueblos y ciudades, en la depuración de nuestras aguas residuales, en la limpieza de nuestros ríos y mares…Eficacia y más eficacia.

Y, cuando nos llega la edad de jubilación, recibimos una pensión que nos sorprende por su generosidad y nos permite una vejez tranquila.

Cómo no vamos a sentirnos bien viendo a nuestros políticos ejemplares por su integridad, por su honradez, por trabajar para mejorar nuestra calidad de vida.

Por todo esto,  los españoles, el pueblo, los quiere. Los saluda cuando los ve en la calle dirigiéndose a su trabajo, al supermercado para hacer sus compras, o para llevar a sus hijos al colegio público, o sencillamente en la cola del ambulatorio, o por qué no, cuando en su merecido descanso se toman un café, a 0,80, en el bar de la esquina. Cómo no los vamos a querer si son tan cercanos  que nos parecen de nuestra familia, si nos dan ganas de invitarlos al cumpleaños de nuestros niños.

 Continuad así, estamos en el camino…

20 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias querida desconocida. Un beso muy grande.

      Eliminar
  2. Muy buena ironía .. si señor . Gracias por publicarlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Elisa por venir. La "demogracia" tiene que tener alguna utilidad, por lo menos provocar una sonrisa.

      Un saludo compañera.

      Eliminar
  3. José, soñar no cuesta nada.
    De algo estoy segura, en Argentina los políticos no son como tu los sueñas.
    Besitos José, dulces sueños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni aquí querida amiga, ni aquí. Pero, te imaginas que lo fueran. Sinceramente creo que son lo contrario a mis sueños.
      Un beso, se feliz.

      Eliminar
  4. Que bella utopía José, quizás algún día podamos declararlo como verdad auténtica, no perdamos la esperanza. Hasta entonces, sigamos soñando.

    Una entrada inspiradora.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Mila por venir, por comentar, por tu apoyo. Todos deberíamos ser utópicos en la medida de lo posible. Un abrazo, que yo sé que Teruel existe.

    ResponderEliminar
  6. "Me despierto. Un sueño, un lindo sueño." Me faltó algo así, pero se perdería la ironía y todo lo que encierra perdería fuerza. Muy bonita "realidad".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo de la realidad es lo persistente que es, pero bueno también puede servir para dibujar una sonrisa en nuestros labios. Gracias por tu visita.
      Saludos.

      Eliminar
  7. ¡Sorprendente post José!
    Una pregunta, ¿ese país de las maravillas que describes existe en el planeta tierra?

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está en el Planeta Ironía. Gracias por venir y por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Debería ser así. Un abrazo compañero.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  9. Jajaja Eres un maestro en esto de la íronía, si muy felices ;le damos las gracias a un sistema educativo que es ,en parte ( solo en parte) de que la pincipal preocupación de una gran parte de la polblación juvenil, se deique a cazar pokemón poer las calle no solo de españa sino del mundo entero.. Muchas gracias por inculcarle tan nobles valores. jajaja. La sanidad para que hablar de ello jajaja ,gacias , olé ,olé y olé. En lo de los aeropuertos te doy la razón ,los tenemos oxidandose hasta en rincón más perdido del territorio. En esto no se puede negar que estamos a la cabeza jajaja.Mejor me callo lo que pienso del resto, da para un tomo del tamaño del libro gordo de Petete jajaja. Eres un genio jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debes ser paciente; el Sr. Sánchez ha iniciado una ronda de contactos y estoy seguro que la llevará a buen puerto y votaremos en Navidad. Un abrazo querida amiga.

      Eliminar
  10. Ya dos años del post y uno sin gobierno, aunque no sé qué es mejor, que legislen o se estén quietecitos, aunque cobren su sueldo. Por lo menos no licitan obras y negocian contratos para llevarselo crudo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, no sabemos que es mejor si tener gobierno o dejar que la vida discurra sin más. Lamentablemente, hoy, muchos nos hacemos esa pregunta.
      Gracias Salvador, por tu amabilidad y por tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar