lunes, 27 de febrero de 2017

Suspicacia. Los políticos y la solidaridad.



De vez en cuando aparece en los medios de comunicación algún brillante y sesudo señor o señora que tras analizar la economía española y la financiación de las autonomías, con mucho criterio, llega a la conclusión de que el problema de España es que los andaluces reciben más de lo que ingresan; que a nuestros hijos cuando hablan no se les entiende, que estamos todos los días de fiesta y además cobramos el PER y por lo tanto algunos incluso llegan a afirmar con absoluta seguridad, que nuestro voto es interesado (el de ellos altruista). Ser brillantes y sesudos no les impide ser imbéciles.

Ni todos los andaluces cobramos el PER, ni votamos al mismo partido, ni todos somos del Betis (yo sí). Generalizar es fácil, sobre todo para los intelectuales de edición de bolsillo.

Las balanzas fiscales parece que están más o menos claras. Unas comunidades son ricas y otras pobres. Y después queremos que la Unión Europea triunfe. ¡Vamos bien!

Lo que no está tan claro es… cuando compré mi “Corvette  Zr1” en Madrid, el IVA que yo pagué en qué  balanza fiscal lo sumaron,  ¿en la de Madrid o en la de Sevilla? Cuando fui a Bilbao y compré en el Corte Inglés una cazadora (Armani Jeans), el IVA que pagué, ¿a quién se lo sumaron, a Bilbao, a Madrid o a Sevilla?; cuando hoy he pagado el IVA en el siniestro recibo del gas, ¿a quién se lo suman, a Barcelona o a Libia?

Deberían empezar aclarándonos dónde van los impuestos que pagamos y en función de qué, para que decidamos qué compramos, dónde lo compramos, qué empresas nos suministran los servicios, qué entidad financiera utilizamos, y un largo etc. No por nada, simplemente para evitar contribuir a balanzas fiscales extranjeras.

No sé tampoco si existe algún otro estado que esté tan interesado en las balanzas fiscales como el nuestro. Si el objetivo de las balanzas fiscales es dividir a los españoles, lo están consiguiendo. Y a un buen ritmo, por cierto.

Algunos proclaman su solidaridad con los sirios a los cuatro vientos, visitan los campamentos de refugiados, se hacen fotografías y regresan afirmando que su ciudad o comunidad está preparada para recibir mil o dos mil refugiados. Pero al mismo tiempo les recuerdan a sus compatriotas de otra comunidad que no son sirios, que les pagan la sanidad, la educación y el bocadillo de la mañana, no sé con qué intención solidaria; tal vez, con la solidaria intención de humillarlos o simplemente demostrar que son superiores. Es lo que podríamos denominar solidaridad focalizada o solidaridad selectiva. ¡Menuda banda de cínicos solidarios! La unidad de España progresa adecuadamente.

Después los solidarios, o los cínicos, se suben a la tribuna y nos sueltan su discurso lleno de comprensión hacia los que sufren. El cuento ya empieza a sonar a letanía. Lo que en realidad quieren es poder, solamente poder; todo lo demás es el medio para conseguirlo.


José Ayllón Rivas. 

10 comentarios:

  1. Los intereses creados ( Jacinto Benavente )
    eso mismo es todo
    pero digo, digo siempre digo y escribo, y seguro lo habras leido, ya que, ¡ las veces que lo escribo!

    Si los malos son menos
    y los buenos somos mas
    porque dejamos que ganen los malos

    dicho de otra forma,,,,,,

    mejor no,

    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar porque los malos, que son menos, leen más. Y en segundo lugar, porque los malos aplican una estrategia simple pero eficaz : "divide y vencerás".
      Y aquí nos tienes preparándonos para asistir, no a la lucha de las dos Españas de mi amigo Machado, a la de las diecisiete.
      ¿Volverán a ganar los malos?
      De momento llevan la iniciativa.
      Gracias Carmen por tu amabilidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Se puede decir más alto, pero no más claro. Que dios nos libre de los políticos, su sinceridad y su generosidad de escaparate...

    Un abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces me pregunto si es posible ser político y honrado; y la verdad me preocupa la respuesta que encuentro.
      Un abrazo, amiga mía.

      Eliminar
  3. Yo creo que algún político puede haber bueno, pero está rodeado de corruptos que no le dejan actuar. Y así no hay quien pueda. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando hablo de políticos nunca me refiero a los hombres y mujeres que sirven a su pueblo dedicándole una parte de su tiempo a la política. Ellos no son políticos. Cuando hablo de políticos me refiero a los que viven muy bien de la política y nunca han hecho otra cosa, ni piensan hacerla.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Uno de mis jefes, buenísima persona por cierto, siempre decía
    el poder transforma, todos en ese lugar haríamos lo mismo,
    ahí lo dejo ¿sera cierto?
    triste
    un abrazo a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el poder no transforma a nadie; lo que hace el poder es que te permite expresar lo que eres. Conozco a personas que no han cambiado. Sí el todos haríamos lo mismo fuese cierto, entonces todo daría lo mismo.
      Un abrazo para ti.

      Eliminar
  5. Con cuanto acierto me parecen las opiniones que nos compartes, José. Al final lograrán que no les creamos en nada de lo que dicen. Todos en el mismo "saco" ya no resulta creíble para la mayoría, por suerte.

    Un gusto volver a leerte, amigo.
    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente empieza a resultar muy difícil separar el grano de la paja.
      Gracias Mila por tu visita.
      Un abrazo.

      Eliminar