viernes, 10 de octubre de 2014

Nuestros políticos tienen la palabra.

Felipe González Márquez, Consejero de Gas Natural Fenosa. Que dice ser socialista.

Veamos un ejemplo típico o un típico ejemplo de político capaz de convencer y convencerse a sí mismo, y convencer a las mismísimas piedras, que lo que dice le sale de lo más profundo de su corazón, de sus más sólidos principios, de una firme moral.

Sí, lo confieso. Yo también lo voté. Inocente, creí lo que decía.



Como el agua que en la fuente fluye limpia y trasparente… así sonaba su discurso.

Palabras rescatadas del papel. Habla D. Felipe González.

Julio de 1977. Congreso de los Diputados.

“Por primera vez en la historia de nuestro país los intereses de la clase trabajadora, y de otros sectores marginados de la sociedad, tenían un portavoz parlamentario que aun sin poder incidir en el resultado de la Cámara se constituía en auténtica caja de resonancia para denunciar ante todo el pueblo las graves situaciones de opresión y de injusticia social.”

Está haciendo referencia a Pablo Iglesias. Elegido diputado en 1910. La historia, siempre la historia. Pero, no interrumpamos al Sr. González…

“El trabajo de los socialistas en todos los ámbitos de representación de la vida pública estuvo siempre caracterizado por la gran tenacidad de sus representantes y por su intachable conducta moral…”

Observad que utiliza el tiempo en pasado ¿Estaba advirtiéndonos? Perdonadme, sigue el Sr. González.

“En esta Constitución debe definirse un marco autonómico capaz de responder generosamente a las aspiraciones y derechos pueblos que componen España. Y al mismo tiempo establecer los mecanismos solidarios que sirvan para mantener armónicamente unidos a todos estos pueblos con personalidad propia…”

Derechos y solidarios. Son palabras demasiado repetidas. ¿Tendrán truco? Las últimas palabras del Sr. González demuestran el nivel de hipocresía que nuestros políticos pueden alcanzar.

“Y debe darse al Poder judicial auténtica independencia.”

Ahí queda eso…

¿Sería capaz el Sr. González de repetir estas palabras?, sí. ¿Pero lo creeríamos?, la mayoría me parece que no.


Otro día… más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada